Crimen vigila transporte para calcular atracos; pérdidas por 70 mil mdp al año

Los delincuentes ya no roban al azar, sino que, por un alto grado de corrupción en el sector, conocen rutas, tipos de carga, horarios y placas, alertan empresarios.

NAYELI GONZÁLEZ | Foto: Especial |Excélsior |05:26 hrs. Además de ser cada vez más común, el robo al transporte se ha ido sofisticando de tal forma que muchos de los camiones son monitoreados por los delincuentes desde que salen de las aduanas o los centros de distribución.

Así lo advierte Jesús Campos, socio director de Corporate Resources Management y Miembro del Consejo Consultivo de The Logistics World Summit & Expo, quien asegura que el robo en las carreteras ya se convirtió en un negocio redondo para el crimen, pues mientras en el pasado sólo robaban la mercancía al azar, ahora los criminales conocen exactamente el camión que van a atacar, el tipo de carga que lleva, sus horarios, placas e incluso la ruta que toma, entre otros datos, por lo que calculan la zona que les es más conveniente para atracarlo.

En entrevista con Excélsior, asegura que esto demuestra el grado tan complejo de corrupción que ya existe en torno a las actividades logísticas en el país.

De acuerdo con José Abugaber, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), aseguró que la industria del autotransporte está registrando pérdidas por más de 70 mil millones de pesos al año por el robo de mercancía, pero también de los camiones, lo que se traduce en un daño de por lo menos 192 millones de pesos al día, dinero que beneficia directamente a la delincuencia organizada dedicada a este delito.

Esta problemática se ve reflejada en los precios finales a los consumidores, ante el aumento en los gastos de las empresas, sobre todo en el pago de pólizas de seguro, cuyo costo ya tuvo un aumento de 20 por ciento.

Edomex y Puebla son los estados donde se registra el mayor número de robos, aunque también destacan Guanajuato, Michoacán, Jalisco, Querétaro, Hidalgo, SLP, Veracruz y Tlaxcala.

ROBO DE CARGA CUESTA 70 MIL MDP POR AÑO
La inseguridad y el robo al transporte es un problema que sigue creciendo, y el cual está dejando pérdidas económicas por más de 70 mil millones de pesos al año, daños a la cadena logística, así como un aumento en los gastos de las empresas que ya ha comenzado a verse reflejado en los precios para los consumidores finales.

Tan sólo en el caso de las pólizas de seguro, el costo ya tuvo un aumento de 20%, pues el delito ha crecido por “la falta de interés y no de inteligencia”.

José Abugaber, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), aseguró que la industria del autotransporte está registrando pérdidas por más de 70 mil millones de pesos al año por el robo de mercancía, pero también de los camiones, lo que se traduce en un daño de por lo menos 192 millones de pesos al día, dinero que beneficia directamente a la delincuencia organizada dedicada a este delito.

Según la Fiscalía General de la República (FGR) y del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el año pasado se registraron 13 mil 848 robos al autotransporte, 4.8% más que en 2022.

TIPO DE MERCANCÍA

En entrevista con Excélsior, Jesús Campos, socio director de Corporate Resources Management y Miembro del Consejo Consultivo de The Logistics World Summit & Expo, aseguró que el robo en las carreteras ya se convirtió en un negocio redondo para los delincuentes, pues en el pasado sólo robaban la mercancía al azar, sin embargo, se ha detectado que actualmente muchos de los camiones “ya están marcados” desde que salen de las aduanas o los centros de distribución.

Lo que demuestra el grado tan complejo de corrupción que ya existe en torno a las actividades logísticas en el país.

Dijo que los delincuentes saben exactamente el camión que van a atacar, el tipo de carga que llevan, sus horarios, placas e incluso la ruta que toman, entre otros datos, por lo que calculan la zona que les es más conveniente para atracarlo.

LO MÁS ROBADO
Entre la mercancía que más se roban se encuentran los abarrotes, electrodomésticos, ropa, calzado, autopartes y material para construcción, entre otros.

Explicó que en ocasiones el robo se realiza cerca de zonas o pueblos, donde incluso los pobladores ya son cómplices de las bandas delincuenciales, un modelo similar al de las comunidades que viven del huachicol.

La mercancía es descargada en cuestión de minutos, y apenas pasan unas horas cuando ya está siendo subastada en patios o bodegas clandestinas, para posteriormente llegar directamente a los tianguis para su venta.

El experto aseguró que, en el pasado, los delincuentes solo buscaban robar la mercancía, sin embargo, ahora también se roban los camiones, ya sea para venderlos por partes o utilizarlos para otros fines, mientras que los operadores ya corren un mayor riesgo, pues no sólo son bajados de las unidades, sino que los golpean, secuestran o en el peor de los casos los asesinan.

MAYOR PELIGRO

Diversos análisis aseguran que es el Estado de México y Puebla donde se registra el mayor número de robos en carreteras, sin embargo, también destacan Guanajuato, Michoacán, Jalisco, Querétaro, Hidalgo, San Luis Potosí, Veracruz, Tlaxcala, además de que el 80% de los delitos ocurren en días hábiles.

Claramente si la concentración está ahí, es donde se debería estar poniendo un foco, se está mandando una señal de dónde está el problema. Es una cuestión de un nivel de corrupción, alarmante y acelerado (no atenderlo). Se menciona que hay zonas que ya no se quieren cubrir (mover la mercancía), son señales muy graves que negarlas no nos ayuda”, dijo el experto.
Entre los detalles a destacar se encuentra la implementación de tecnologías por parte de los delincuentes.

PROBLEMAS POR INSEGURIDAD EN CARRETERAS

Pérdidas del producto y su impacto en la disponibilidad y reposición en el anaquel.
Costos para reponer el equipo y herramientas de transporte.
Disponibilidad de operadores en las rutas complejas
Incremento en costos, gestión, administración y seguimiento de las pólizas de seguro.
Fletes más altos y con condiciones que generan mayor complejidad de la operación.
Mercado negro, de autopartes de los vehículos no recuperados.
Mercado secundario de productos alimenticios.
Pérdida de la integridad física de personas inocentes que desempeñan su trabajo.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario